lunes, 9 de diciembre de 2013

Si era atea, volví a creer en Dios para perder la fe nuevamente....

Ante todo, y sólo por la necesidad de expresarme:
- Sí, las fuerzas de seguridad tienen que estar sindicalizadas. Lo ha dicho Zaffaroni con muchas más autoridad y antes que yo. La inexistencia de sindicatos  - por su innecesariedad - es hoy idílica, la hiposuficiencia de los trabajadores requiere sindicatos fuertes, aún cuando algunos los consideren "excesivamente poderosos".
- Es necesario, aprovechando el aniversario, la ocasión, la espontaneidad de todo este asunto, desarrollar fuerzas de seguridad de la democracia: representadas democráticamente, dignas, dentro de los parámetros de este sistema justamente retribuidas, con condiciones justas y claras de trabajo (escalafones, ascensos, uniformes, elementos de protecciòn, etc, etc).

Dicho todo esto, que es una obviedad aún inorportuna: la oportundiad no se puede generar del saqueo, de la organizaición clandestina, de intentos destituyentes.

En otro plano, pero relacionado: qué sienten en estos momentos? indignación, odio.....yo decepción. Porque detrás del crimen organizado y de un puñado de traidores a la patria destituyentes hay cientos de conciudadanos que hoy, hoy olvidan que son compatriotas. Hoy olvidan que este proyecto los incluyó, que  todos contribuimos , que mmuchos (un 54 % del padrón al menos), compartimos el idel cristalizado en este modelo de redistribución. En fin....la desilusión perdurará.