lunes, 9 de diciembre de 2013

Si era atea, volví a creer en Dios para perder la fe nuevamente....

Ante todo, y sólo por la necesidad de expresarme:
- Sí, las fuerzas de seguridad tienen que estar sindicalizadas. Lo ha dicho Zaffaroni con muchas más autoridad y antes que yo. La inexistencia de sindicatos  - por su innecesariedad - es hoy idílica, la hiposuficiencia de los trabajadores requiere sindicatos fuertes, aún cuando algunos los consideren "excesivamente poderosos".
- Es necesario, aprovechando el aniversario, la ocasión, la espontaneidad de todo este asunto, desarrollar fuerzas de seguridad de la democracia: representadas democráticamente, dignas, dentro de los parámetros de este sistema justamente retribuidas, con condiciones justas y claras de trabajo (escalafones, ascensos, uniformes, elementos de protecciòn, etc, etc).

Dicho todo esto, que es una obviedad aún inorportuna: la oportundiad no se puede generar del saqueo, de la organizaición clandestina, de intentos destituyentes.

En otro plano, pero relacionado: qué sienten en estos momentos? indignación, odio.....yo decepción. Porque detrás del crimen organizado y de un puñado de traidores a la patria destituyentes hay cientos de conciudadanos que hoy, hoy olvidan que son compatriotas. Hoy olvidan que este proyecto los incluyó, que  todos contribuimos , que mmuchos (un 54 % del padrón al menos), compartimos el idel cristalizado en este modelo de redistribución. En fin....la desilusión perdurará.

sábado, 25 de mayo de 2013

Los "25 de mayo" y la Dékada Ganada.

Calculo que no es una experiencia aislada e inherente a mi persona el sentir cierto cariño por estas fechas patrias. Voy a escribir una aberracion: incluso más allá de las ideologías, una conserva como entrañables algunos recuerdos. Y en cierto modo es lógico . Porque  las nociones de patria, nación, etc etc , nos las instalan antes de optar por un ideal como el de la Patria Grande, socialismo internacional , similares u opuestas.
Raconto/flashback:
- Primer acto 25 M 1993, 6 años, frío, saco de lana blanco y pollera escocesa, pasteles de dulce de leche, sol de las 8 de la mañana, gatos y chacareras.
- 25 M 2003, tristeza, mi abuelo recientemente fallecido, un país sin muchas expectativas. Ser adolescente y no ver el rumbo.
- 25 M 2010, creo que es uno de los recuerdos más hermosos de mi vida. Un mes y medio después perdi a mi viejo, luego se fue Néstor. Son esos momentos que deberian congelarse.
- 25 M 2013, aniversario. No es mucho lo que se puede agrergar. Cada uno, dejando de lado el cinismo, sabe en su vivir por qué esta década está ganada. Los que militamos el proyecto, sabemos por qué se deben defender estos logros, por qué hay que seguir por más.
Viva la Patria!

martes, 5 de marzo de 2013

Maldición, nuevamente maldición...


En el fondo de mi alma (si existe tal cosa) no soy más que una pesimista.
Con la muerte -de mi viejo primero-, de Nestor el mismo año y ahora de Chavez , me siento morir un poco.
Me digo que el pueblo venezolano ya no dará ni un paso atrás, que las conquistas son irrevocables, que el camino a la patria grande está definitivamente iniciado. Pero en el fondo de mi ser, la tristeza cubre la esperanza de pesimismo. Porque si sólo se tratara de esperanza, bastaría el optimismo. Pero no fue optimismo lo que redujo la pobreza  del pueblo venezolano del 70,8 % al 21 % ni las buenas intenciones son las que redujeron la  pobreza extrema del 40% (1996) a un nivel tan bajo como el 7,3% (2010).
Por eso maldigo, porque tendré que esperar que me muestren, con hechos, que Maduro es un heredero digno, que harán honores a  la lucha, que impedirán que los buitres vuelen en círculos sobre la región, esperando que sobre el cuerpo de Chavez - que no es más que el cuerpo de Venezuela y su pueblo- también caigan Ecuador, Bolivia, el ALBA entero.
La tristeza me hace una pesimista insoportable.  Mala combinación. Solo serán nuevos albas, nuevas jornadas de trabajo, nuevos discursos apasionados los que inclinen levemente mi comisura en algo parecido a una sonrisa de satisfacción, pensando que sigue siendo realidad que el norte es el Sur.
De todos modos, que importa lo que sienta yo en este momento.



martes, 1 de enero de 2013

2013.-

Es notable la productividad de este blog: dos entradas en más de dos años.
Vuelvo para caer en la depresión obvia de las post festividades de fin de año. 
Podría escribir largamente, violín en mano, la triste historia de mi vida. Sin embargo, resulta innecesario toda vez que la resumo en una línea: con mi viejo también murió una parte de mí.
Nunca fui infantil, juvenil, festiva, etc, etc, pero creo que no era necesario que la vida me arrasara como un tren de carga para sentirme de 80 años. Y lo peor es que probablemente esté sobredimensionando el impacto.
Estos días fui duramente criticada por no hacer balances de fin de año - con el argumento que cada año es una mierda - ¿ Cuál es la utilidad? Económicamente fue bueno, laboralmente aceptable, tengo título en mano, bienes materiales....¿El balance sería  positivo? No lo es para mí. Siempre conseguí lo que dependió de mi voluntad - no es soberbia, es un hecho cierto-. Puedo fijarme objetivos para el 2013, seguramente los consigua. Ello no va a darme satisfacciones.  Así que el objetivo - si tuviera algún sentido establecerlo - es encontrar algo que resulte placentero . Son bienvenidas las propuestas. Por lo pronto desahogaré lo poco que pienso en mi en estas líneas, que no serán leídas por nadie poruqe no es ese el fin...

lunes, 13 de diciembre de 2010

Seguramente sea sólo por hoy ,pero no me alcanzan 140 caracteres...

La frase que da nombre al blog (de origen aristotélico, peronístico o pintada en un paredón) también titulaba a otro, dado de baja en medio del desencanto (con la vida, con los votantes, con el fracaso del temón 'Compañero', etc.).  Tal vez siempre omití agregar la explicación foucaultiana de la verdad que hice mía: la verdad se construye a la luz de las relaciones de poder y éste es producto del entramado de relaciones sociales....Y como el poder no es sinónimo de poder estatal (muchas veces de modo más obvio que otras) y como donde hay poder hay resistencia, todos de un modo u otro resistimos, construimos poder o realidad. Claro que hay Grupos y corporaciones que construyen y otros que resistimos. No profundizo para no hacer agua, sólo esa simple aclaración. Es un buen momento para seguir resistiendo y tratar de invertir la relación de fuerzas. Siete años de gobierno no garantizan nada, no de modo definitivo. Mientras un Estado no pueda imponer las leyes que sancionan los'representantes del pueblo' (hablo de la Ley de Medios particularmente y sí, a veces uso esas ficciones como cuasi-abogada que soy) el poder va a seguir estando en otro lado.